“Lo apasionante de la investigación es no tener límites en los retos que afronta”

El Centro de Biología Molecular Severo Ochoa es una entidad de referencia en la investigación biomédica en España… ¿Cómo está nuestro país en este aspecto?

Nuestro país, a nivel internacional, tiene una reputación excelente en cuanto a investigación, con un muy buen reconocimiento de nuestras investigaciones y del personal científico, técnico y tecnológico. En el área de la biomedicina, en concreto, tenemos numerosos  centros de investigación que se sitúan a la par de los más prestigiosos a nivel mundial, y el personal post-doctoral es muy solicitado debido a la preparación, experiencia e ideas que llevan de sus tesis realizadas en España.

¿Qué perspectivas se abren este año 2020 para la I+D+i farmacéutica y biosanitaria?

Las perspectivas son bastante difusas. Las situaciones en las que nos hemos encontrado en los últimos años no han sido nada fáciles y acarreamos muchas deficiencias debido a la falta de financiación, contratación, asignación de plazas estables, etc. en ciencia. Para este año, aunque intentemos ser optimistas, hay que ser realistas, y no se van a poder producir grandes cambios.

¿Cuáles son o siguen siendo los principales retos y dificultades para la investigación?

“Lo apasionante de la investigación es no tener límites en los retos que afronta”. Precisamente, su límite es intentar resolver todos los retos que la humanidad se plantee. Pero, desafortunadamente, para conseguirlos existen muchas dificultades y, a día de hoy, la mayor es la falta de financiación. Además, hay un gran problema en poder contratar a personal, desde el técnico y tecnológico al científico, y desde el más ‘junior’ al más ‘senior’. Tampoco nos podemos olvidar de las dificultades a la hora de poder establecer colaboraciones público-privadas, que enriquecen enormemente el planteamiento de nuevos retos. Y desde luego, el abandono progresivo de la investigación básica, así como la pérdida de recursos (materiales y humanos) en los laboratorios y en los centros y universidades.

¿Cómo se pueden articular soluciones para solventar estas barreras? ¿Qué agentes tienen que ponerse las pilas en este aspecto?

Para solventar las barreras en ciencia simplemente hay que creer en ella, en entender que ‘sin ciencia no hay futuro’, con políticos y gobernantes que lo interioricen y apuesten por ello inmediatamente. Pero también se necesita que se invierta desde el sector empresarial y que grandes y pequeños inversores participen en apuestas científicas, de conocimiento.

El CBMSO participará de forma activa en la próxima edición de Farmaforum. ¿En qué sentido?

Desde el primer minuto que se le planteó, el CBMSO entendió su importante papel en Farmaforum, participando con personal investigador líder en los temas propuestos que puedan transmitir sus conocimientos, y establecer discusiones científicas con colegas del sector privado. En el CBMSO somos muy conscientes de la necesidad de interaccionar con las empresas farmacéuticas para aplicar los resultados de nuestras investigaciones.  Además, a través de un stand va a poder mostrar algunos de los novedosos trabajos que se están llevando a cabo con interés farma-empresarial, patentes actuales, etc, así como algunos de los servicios científico-técnicos de los que dispone, cuyas prestaciones pueden ser solicitadas por personal externo al Centro, tanto del ámbito académico como del empresarial. El CBMSO se caracteriza por disponer no solo de equipamiento, sino de lo que es aún más importante: personal tecnólogo (científico-técnico) altamente cualificado al día de las principales innovaciones tecnológicas.

¿En qué consiste el congreso Health & Research Forum?

El congreso se ha formulado para que sea un foro de discusión científica en el que tratar importantes temas y potenciar, lo más posible, colaboraciones público-privadas. La idea es que los ponentes expongan sus trabajos, sus inquietudes en sus investigaciones, planteen nuevas estrategias tecnológicas, etc. En general, que formulen preguntas e intentar resolver entre todos los ponentes y demás participantes. Cuenta con una ‘Fila 0’ en la que la participación de sus asistentes queda asegurada.

¿Qué se encontrarán los asistentes a este congreso y qué temáticas se abordarán?

El congreso va a tratar tres áreas principales (oncología, neurología y vacunas) y en cada una de ellas participarán tres investigadores/as del sector académico y dos del sector productivo, idealmente de una empresa española y de una internacional, ambas con I+D+i. Cuenta también con una sesión sobre financiación, ya que pensamos que es fundamental que se nos expliquen formas de poder conseguir fondos conjuntos entre ambas partes. Además, FEBIOTEC, ASEBIO y los Bioclusters se han encargado de la organización de tres mesas redondas, aumentando la versatilidad y posibles colaboraciones. Paralelamente habrá una sesión de posters, en las que se invita a que el personal más ‘junior’ pueda presentar sus trabajos, principalmente aquellos de interés para el sector distinto al que pertenecen (académico o empresarial), premiando al mejor en cada área.

¿Qué importancia tienen este tipo de ferias como Farmaforum para el sector?            

Hoy en día, en la sociedad y en el trabajo, la gente está conectada digitalmente. Esto es muy positivo, ya que permite poder comunicarte con cualquier persona, en cualquier parte del mundo, sin apenas gasto. Pero la interacción personal, cara a cara, es fundamental para transmitir mejor el entusiasmo y los intereses profesionales, siendo en este tipo de eventos donde se crea ese clima idóneo. Por ello, hemos solicitado a los ponentes su permanencia durante todo el congreso, o al menos durante todo el día de su presentación, para que los asistentes puedan acercarse a charlar de una forma más personal e informal con ellos, y surjan esas colaboraciones e ideas que de otro modo pueden ser más complicadas o nunca suceder. A este tipo de ferias no suelen acudir investigadores del sector público y, estando en la era del conocimiento, su presencia en ellas es esencial.